domingo, 19 de enero de 2020

Aniversario sobre barro

Van 9 años de SGA sin fallar a nuestra cita con el almuerzo invernal, aunque en más de una ocasión se haya tenido que celebrar pasado por agua o estucando las bicis de barro (como ha pasado hoy domingo 19/1/2020).

Con varias bajas a consecuencia del mal tiempo anunciado por los fallones meteorólogos, finalmente 7 unidades de la sección de BTT han salido con el objetivo de llegar enteros al almuerzo en Can Cortés, donde nos esperaría un compañero lesionado. La premisa era clara: evitar piedras y raíces que pudieran hacernos dar con nuestros huesos en el suelo, por lo que tocó pistear y seleccionar senderos poco técnicos por la zona de Forat del Vent, Can Catà, Can Borrell y Sant Medir. Pocos bikers a primera hora y alguno más conforme avanzaba el día y la lluvia prevista para toda la mañana no hacía acto de presencia.

Sin incidencias más allá que el salpicón de lodo que cubría bicis y ropa, nos plantamos a la hora prevista en el restaurante donde nos esperaba una agradable temperatura, unas generosas raciones, un camarero simpático (¡milagro!) y unos chupitos para rematar la faena. Y encima todo a un precio más que razonable y sin sorpresas en forma de extra como nos había ocurrido en Casa Juaco; parece que ya tenemos sitio fijo para celebrar los muchos aniversarios que nos quedan por delante... per molts anys companys!

miércoles, 16 de octubre de 2019

Granulometría de áridos en la Vacabike


Con fines meramente científicos el 13/10/2019 parte de la sección de BTT se desplazó a Vacarisses para estudiar las características del suelo en las pistas y senderos de aquella zona. Y no fue por probar los neumáticos o poner a prueba las suspensiones, sino movidos por su pasión por la geología.

Y la prospección se planificó aprovechando que desde 2011 la Associació Palà Cultura i Esport viene organizando la Vacabike y yendo sobre aviso de la dureza de la marcha, pues en 2015 ya la habían catado. Así que el domingo 13/10/2019 bien temprano los SGAs cargaron las bicis en los coches para visitar territorios vecinos; con las restricciones para darle al pedal en Collserola a la vista, no está de más ir buscando zonas alternativas para castigarse los fines de semana.

La conclusión a la que llegaron tras 51 km y 1600 metros de desnivel positivo es clara: en el recorrido de la Vacabike se pueden encontrar en abundancia áridos de cualquier tamaño, densidad y forma. Subidas duras y técnicas con piedras, bajadas rápidas con grava, senderos largos con arena, subidas explosivas con arena, bajadas técnicas con piedras, senderos largos con grava, piedras y arena... Cualquier combinación está presente en el recorrido que cada año pergeñan sus organizadores. Algunos tramos de ciclabilidad más que dudosa, pero que se compensaban con buenos senderos y con la señalización de recorridos alternativos para "Gallinas" en las bajadas más técnicas catalogadas como sólo aptas para "Toros" (esos eran los iconos que identificaban las dos opciones).

Antes de empezar la pedalada unos manguitos y un buff de regalo. En carrera un par de avituallamientos correctos y para acabar, tras 4 horas de castigo, butifarra con mongetas, pan con tomate y bebida. En pocos sitios os darán más por menos.

Por cierto, que en Vacarisses van tan sobrados que tienen los Mercedes criando musgo en los jardines de las parcelas. Cualquier día se presentan allí los Cazatesoros para hacerles una oferta a la baja.

domingo, 28 de julio de 2019

En territorio 100x100 Tondo

El pasado 21/7/19 una representación de la sección de carretera se acercó a la zona de la Garrotxa para darle un tiento a las carreteras por las que solía entrenar el malogrado Xavi Tondo y por las que discurre la marcha cicloturista que le homenajea cada año. El objetivo inicial era catar el puerto de Rocabruna, al que le habían echado el ojo en la pasada Volta a Catalunya, y viendo que en la marcha 100x100 Tondo se subía, no hubo discusión para plantarse en Castellfollit de la Roca a las 7:00 horas de aquel caluroso domingo.

Los primeros kilómetros fueron muy favorables: terreno descendente y temperaturas contenidas hasta llegar al Llac de Banyoles, donde la sensación térmica ya comenzó a subir tan notablemente como la carretera. Ya en las cercanías de Oix, el calor apretaba como también tenían que hacerlo los pies sobre los pedales para superar 3 km al 10%, aunque pasado Beiget tanto la pendiente como el sofocón se suavizaron ligeramente, lo primero al bajar el porcentaje medio y lo segundo por subir por la cara sombría del puerto.

Con el grueso del trabajo hecho, solo restaba salvar una tachuela de 2 km después de Sant Pau de Segúries y enfilar hacia el punto de partida por un camino asfaltado con continuos sube-baja, aptos para romper cualquier pelotón excepto la reducida grupeta de la SGA, que se mantuvo unida hasta su entrada en Castellfollit de la Roca, donde hubo una volata por ser el primero en ponerse a remojo en una fuente. 

Un total de 140 km y 2500 m de desnivel bien merecían reponer fuerzas sentados en una buena mesa, degustando sabrosas viandas y siendo correctamente atendidos por profesionales de la hostelería. No pudo ser: comieron en el Hostal Mont Rock, donde parece ser que incluso la mínima cortesía es demasiada exigencia.

jueves, 23 de mayo de 2019

Retorno al medievo en Guissona

Con el aliciente de inflarse en el buffet libre del Àrea de Guissona, una nutrida representación de la sección de BTT de la SGA se acercó el domingo 19/5/19 a la comarca de la Segarra para participar en la marcha Pedal Medieval, organizada por el Club Ciclista Guissona.

Puntualmente nuestros muchachos recogieron sus dorsales y se dirigieron a la salida minutos antes de las 8:00 horas, comprobando que el 90% de los inscritos llevaban rato ocupando la zona más avanzada. Les tocó remontar muchas posiciones para lograr alcanzar grupetas con las que rodar cómodamente, aunque no pudieron evitar varios tapones en algunos de los tramos de singletrack con los que la organización fue salpicando el recorrido.

Tramos de pista combinados con largos senderos muy ciclables se fueron sucediendo entre los diferentes puntos de avituallamiento (imposible ponerles ninguna pega a éstos: numerosos, con abundante comida y bebida, perfectamente atendidos por los voluntarios, con soporte mecánico...). Las lluvias de los días anteriores consiguieron que los ciclistas no acabaran cubiertos de polvo segarrense y al haber pocos tramos de roca y ninguna raíz en todo el recorrido, se puede afirmar que éste se encontraba en óptimas condiciones.

Finalmente salieron los 52 km anunciados por la organización pero algo más de los 1000 m de desnivel prometidos (hubo a quien le pesaron en las piernas). Como todo esfuerzo conlleva una recompensa, tras asearse un poco los chicos enfilaron hacia el buffet libre con el objetivo de amortizar la inscripción de la marcha. Una vez dentro quedó constancia de que nuestro Mecànic le da a la parrilla con la misma maestría con la que ajusta las bicis de la SGA; hasta la carne del Bonàrea estaba buena tras pasar por sus manos!


Gran organización, recorrido muy entretenido y variado, precio razonable, buen ambiente... la Pedal Medieval lo tiene todo para que el año que viene la SGA vuelva por esas tierras.





jueves, 2 de mayo de 2019

La SGA en la 8º Clàssica dels Murs

Como para reflexionar no hay nada mejor que olvidarse de todo dando pedales, parte de la sección de carretera se acercó en la víspera de las elecciones del 28-A a Cervera para catar qué tales eran los paredones de los que tanto se vanagloriaban en la Clàssica dels Murs. Aquello de "dime de qué presumes y te diré de qué careces" no aplica en el caso de esta marcha cicloturista: los prometidos muros son verdaderas tapias y como tales cuesta un güevo subirlas.

Como toma de contacto se atrevieron con la marcha corta con 94 km y 9 muros con pendientes en algunos casos cercanas al 20%. Salida desde Cervera y rumbo norte hasta casi llegar a Torà, rampotes serios en Calonge de Segarra, paso por Calaf y avituallamiento después de Sant Martí de Sesgueioles. bordenando Sant Guim de Freixenet y la Panadella, paso por Rubinat y retorno a Cervera con pocas ganas de comer dada la hora (no eran ni las 11:30 cuando cruzaron meta), pero sabiendo que su deber como Sanjattanienses era amortizar la inscripción engullendo todo lo que se les pusiera delante.

El recorrido es muy rodador y solo está jalonado por los esporádicos repechos, sin que exista ningún puerto de importancia. Aun así se acumulan 1400 m en menos de 100 km, lo que no está nada mal. De los tres SGAs que acudieron a la cita, uno se atrevió con la bicicleta de ciclocross por lo que tuvo que dar el extra para no perder rueda en los tramos más llanos.

Ningún pero a la marcha. Buena organización: 700 inscritos y ningún problema ni para aparcar, recoger dorsal, avituallar, ducharse (con agua fría, eso sí), comer... Buen recorrido: carreteras tranquilas y con asfalto en buenas condiciones, animación en los muros. Buen ambiente: no se respiraba ese ansía globera tan habitual en otras cicloturistas. Veremos si en la 9ª edición mantienen el nivel; superarlo es difícil.


Las fotos pequeñas son "robadas" de Fotoesportbcn, que no están las arcas del club para pagar 6 € por retrato. Si al menos nuestros chicos fueran algo agraciados...