domingo, 31 de julio de 2016

Pitagorismo ciclista

Ya lo decían los Pitagóricos hace más de 2500 años: todas las cosas del universo pueden reducirse a números. Los de la salida de la sección de BTT del domingo 31/7/2016 fueron los siguientes: 8 ciclistas con sus 8 bicicletas citados a las 8:00 horas en la Casa Groga (sita en el número 27 de la Av. Jordà) que tras pedalear durante 3 horas retornaron al punto de inicio con 37 kilómetros y 1000 metros de desnivel en sus piernas (2 piernas cada ciclista, sumando un total de 16), habiendo parado hasta 6 veces en el recorrido durante unos 90 minutos con el fin de reagruparse e hidratarse, pues los más de 30º que marcó el termómetro esa mañana hicieron que el pedaleo conllevara una pérdida masiva de líquidos, siendo necesario reponerlos para evitar que alguno se quedara frito en una cuneta.

Algo de razón podrían llevar aquellos griegos con toga y barba, pero puestos a seguir a un filósofo de la antigüedad mejor que sea Epicuro de Samos.

Por cierto, en la foto que acompaña la crónica se puede apreciar la nueva equipación de la SGA para esta temporada. En breve la presentaremos en sociedad y nos haremos el consabido "foto reportaje", porque la ropa ha quedado fetén como podéis comprobar (algo de mérito también tienen los modelos, de eso no hay duda).

martes, 19 de julio de 2016

Sometiendo el Pirineo

Como somos gente de palabra e ideas fijas, los días 16 y 17 de julio un reducido grupo de SGAs carreteros se desplazó a tierras pirenaicas para marcarse un "minitour de force". 

El viernes 15/7/16 esperaron a que se formara la consabida caravana vespertina y partieron hacia Formiguères, donde se había decidido instalar el centro operativo. Tras la consabida "pasta party" a dormir pues la jornada que les esperaba al día siguiente prometía ser dura.

El sábado 16/7/16 tocó diana a las 7:00 horas y tras llenar de hidratos los depósitos y bolsillos de los maillots comenzaron a dar pedales. Pocos pedales, pues los 22 primeros kilómetros eran por un terreno en claro descenso hasta llegar al pie de la mole que debían franquear en primer lugar: el Col de Pailheres con sus 16 km al 8% de media desde la vertiente de Rouze. Al tran tran se presentaron en la cima, como queda atestiguado por la fotografía que acompaña estos párrafos. El resto era pan comido tras los 1200 m de desnivel que hicieron de saque: Col de Pradel, Col des Aychides, Col des Clausels, paso de nuevo por Rouze y hacia Querigut para salvar el último del día: Col de Hares, ya con las varillas resentidas. Total de 115 km y 3000 m de desnivel.
Por la tarde comprobaron que el agua del lago de Matemale estaba a una temperatura ideal para provocar un encogimiento genital de primera categoría. Pizza para cenar y a dormir.

El domingo 17/7/2016 de regreso pudieron tachar de su lista de puertos pendientes el de la Collada de Toses. Pan comido en comparación con lo del día anterior. Ascensión desde Puigcerdà a buena media, paso por la Molina y bajada a gas para llegar al punto de partida en 2 horas.
Para retratarse en la cima del puerto optaron por esperar hasta que se presentó una persona con pinta de fotógrafo; alguien que pudiera dar su toque personal a la típica foto de 4 ciclistas posando bajo una señal mientras meten tripa y se ponen de puntillas para parecer más estilizados. La verdad es que un toque artístico sí que tiene la foto.

Los chicos ya están pensando qué reto marcarse para la próxima. Tal vez un Coll de la Creueta - Collada de Toses desde Ripoll... ya veremos.

lunes, 4 de julio de 2016

Pese al caloraco, de momento el asfalto no se derrite

La sección de carretera va haciendo por separado, pero de tanto en cuanto se juntan algunos de sus diseminados componentes y se marcan una rutilla en condiciones. El sábado 2/7/2016 tocaba sumar kilómetros y desnivel con vistas al asalto al Col de Pailheres previsto para el día 16/7/2016 y a la Collada de Toses para el domingo siguiente. Podríamos llorar un poco aquí sobre nuestro estado de forma y blablabla pero para quejarse ya está Contador (con razón o no, a criterio de cada uno).

Saliendo desde el barrio y cruzando Sant Cugat cuando aun quedaba algo de frescor matinal en el ambiente, pusimos rumbo a  Terrassa, Castellar del Vallès y Sant Llorenç Savall. Todo el puerto lo hicimos a rueda de una grupeta que nos llevó a buen ritmo hasta Monistrol de Calders. Allí nos separamos: nosotros pusimos rumbo a Navarcles y ellos se dieron la vuelta.

El cantar de las chicharras nos iba poniendo sobre aviso con respecto al aumento de la temperatura, que íbamos a "disfrutar" en la subida a Estenalles vía Talamanca. Tras una parada para coger agua en el pueblo y otra en lo alto del puerto para hacer una foto con la que ilustrar la crónica, proseguimos con destino a Terrassa donde algunos aun tuvieron fuerza para subirse un Obac y otros se retiraron a sus guaridas. Un pinchazo al pie de la Rabassada no impidió que completáramos 143 km y 2300 m de desnivel a una buena media.

En Francia nos esperan. Que vayan pintando nuestros nombres en la carretera, porque nos hará falta algo de ayuda para coronar Pailheres el sábado y la Collada de Toses el domingo.

jueves, 19 de mayo de 2016

Ni todo el monte es orégano...

Ni todas las pedaladas dejan buen sabor de boca. Y eso fue lo que nos pasó el domingo 15/5/2016 a la nutrida representación de la sección de BTT que nos acercamos a Dosrius para participar en la Transcorredor.

En cuanto al recorrido, tras unos kilómetros de pista en los que se debía seleccionar un poco el pelotón la pedalada pasaba directamente a discurrir por senderos estrechos en los que las aglomeraciones fueron la tónica dominante en varios puntos. Algo normal cuando metes a 600 ciclistas, cada uno con su nivel y sus capacidades, por senderos con tramos algo técnicos en los que sólo entra una bici. Por otra parte, el marcaje dejó bastante que desear en la parte final, donde el recorrido parecía hacer un bucle; hubo bastante confusión y unos cuantos nos perdimos atajando involuntariamente (de hecho, a ninguno de los que completaron el recorrido completo le salieron los 37 km que marcaba la organización: todos coincidían en una distancia 34 km).

En cuanto a los avituallamientos decir que había cantidad pero no variedad: naranjas, plátanos, chuches y a correr. Por lo menos en la llegada había butifarrada y se marcaron el detalle de dar un helado de postre (a aquellos que se enteraron de que había helado, que no fue todo el mundo).

Nos quedamos con la zona para ir un día en petit comite, ya que el recorrido era guapo en bastantes tramos pero quedaba muy deslucido por la aglomeración de gente. No se pueden meter 600 personas en ese circuito por muy ¿profesional? que sea la organización.






miércoles, 4 de mayo de 2016

Pedal Medieval 2016

Y hasta Guissona nos fuimos el 1/5/2016 a hacer una pedalada, atraídos por la comida en el buffet libre del Àrea de Guissona para todos los participantes.

En la segunda edición de la Pedal Medieval la organización dispuso dos recorridos a realizar por parejas, el corto de 50 km y 900 m de desnivel positivo y el largo de 100 km y 1800 m. La pareja de la SGA escogió el recorrido corto, pues nuestras varillas no están preparadas para 100 km de BTT.

El recorrido, que no estaba balizado y se debía seguir un track con el GPS, lo podríamos calificar de excepcional: pistas muy rodadoras, sin subidas matadoras, senderos largos y sin dificultades técnicas excesivas (algunos abiertos a pico y pala para la ocasión!) y todo ello en un paisaje ideal para hacer en estos meses de primavera. Los avituallamientos perfectos: dos de líquidos y fruta y otro con sólidos a la carta (te hacían bocadillos al momento de lo que pidieras, frutos secos, golosinas, barritas...), además de un cuarto a la llegada y la consabida inflada en el buffet libre.

Hubo premios para las parejas ganadoras, lote de productos Bon Àrea para todos los participantes, maillot Viator de regalo, servicio de duchas, avituallamientos sin racaneo, lavabicis, comida en el Àrea de Guissona... y todo por 23 € por persona!!! La verdad es que así da gusto hacer kilómetros para coger la bici. El año que viene repetimos seguro (además con el reto de mejorar tiempo, lo que no nos costará demasiado).